El blog

Últimas noticias
Un blog no se hace solo

Un blog no se hace solo

04.03.2015.
Nube de Tags

Foto de www.ressbook.es

Nos suele pasar que a veces vemos a alguien haciendo algo, lo que sea, y pensamos “qué difícil parece”. Luego, cuando lo vemos más veces y observamos la destreza de la mano del que realiza la labor llegamos a pensar que no debe ser algo tan complicado y tras haber visto más o menos cómo se hace determinado trabajo nos creemos capaces de llevarlo a cabo sin problemas. Y si no lo hacemos tan bien como la otra persona solo debe ser por falta de práctica. Es más, la persona a la que mirábamos empezó años antes que nosotros y claro, nos lleva ventaja, pero habría que ver si con la poca experiencia que tenemos, él (o ella) se desenvolvían tan bien.

Es un gran error y, aunque lo cometamos mil veces siempre lo repetimos. Yo mismo me incluyo y soy consciente; intento no hacerlo en la medida de lo posible, pues siempre es interesante ser consecuente con lo que uno piensa. El problema es no darse cuenta y creerse capaz de algo aprendiendo mientras se cometen errores de bulto, creando caos. Si después de todo te crees mejor que la persona que hacía ese trabajo, lo dejamos aquí.

Lo normal es que intentes copiar, a veces burdamente, el trabajo que otra persona dejó hecho. Aprovecharte de lo ya hecho, quizá darle tu toque si eres capaz, y quizá intentarlo durante un tiempo hasta que te canses de hacerlo porque lo que veías que otra persona hacía fácilmente a tí te cuesta horrores.

Solemos contar con profesionales para cualquier trabajo porque no tenemos ni idea de cómo desarrollarlo. Después creemos que podemos ahorrarnos ese gasto porque no nos parece nada del otro mundo lo que hace. Lo que pasa es que cada ladrillo sostiene la pared, y detrás del yeso y la pintura ni siquiera los vemos. No es solo amontonarlos uno encima del otro, hay que saber lo que se hace, mezclarlos con cemento. Al final, si lo has hecho mal, el muro te va a caer encima, la parte que hiciste tú y la que te hizo el albañil.

No cometas ese error. Cuenta con un profesional para las labores que no puedes desarrollar, porque efectivamente, no sabrás hacer de todo. Los profesionales estamos deseando aportar nuestro conocimiento para que el cliente quede totalmente satisfecho y aportamos ese extra de calidad que un aficcionado no es capaz de entregar.

Author: